Una historia con final feliz: Gwen regresa a casa

No sabemos cuánto tiempo Gwen estuvo perdida y angustiada (lo denotaba en su mirada). Cerca de las 18:30 hrs. recibimos una llamada, aquella “voz solidaria” informaba que habían rescatado y resguardado a una perrita que deambulaba por la calle, al sur de la Ciudad de México muy cerca del Hospital; llevaba una plaquita en su collar que indicaba que su última vacunación antirrábica fue aplicada con nosotros, además traía nuestro teléfono y un número de folio. Aunque no traía el nombre de la perrita, ni contacto del propietario, esa plaquita antirrábica fue el punto de partida para que Gwen pudiera regresar a casa.

Por el número de folio de vacunación, mientras su familia rescatista llegaba, nos dimos a la tarea de buscar en nuestro sistema y logramos ubicar de manera casi inmediata a los propietarios.

Descubrimos que su nombre es Gwen, una perrita mestiza que nos visitó en Julio de 2019.

Gracias a la familia que la rescató en la calle y que se contactó con nosotros, pudimos dar con los datos de los propietarios y el domicilio de Gwen.

Le solicitamos vía telefónica al propietario que nos mandara fotos para cerciorarnos que efectivamente fuera suya, así como referencias: el collar, la placa antirrábica de Hospital Veterinario UNAM-Banfield, su suéter.... todo coincidía. Incluso como seña particular mencionaron que "si le rascabas la frente, arrugaba la cara" (también esa parte era correcta y muy precisa).

Gracias a nuestro sistema de información y el expediente electrónico de Gwen, logramos ubicar rápidamente a su familia y pudo regresar a casa después de hacer su indebido paseo. Desafortunadamente hay cientos de perros y gatos que no pueden regresar con su hogar, tenerlos correctamente identificados puede ayudarlos de manera oportuna. Después de revisar, comparar las fotos y los datos que nos proporcionaron, además de aplicar las estrictas referencias y protocolos de seguridad, la familia de Gwen llegó al Hospital, aliviada y agradecida por haber encontrado a salvo al otro “miembro de la familia” que estuvo ausente por algunas horas. Ella al verlos y reconocerlos, se emocionó y empezó a llorar. Ese es el “lazo invisible e indestructible” que mantiene unidos a las mascotas con sus familias humanas.

Esa misma noche, cerca de las 21:30 hrs. Gwen ya estaba de nuevo en su sillón, rodeada de sus personas favoritas. Nos da mucha satisfacción haber contribuido a reunirlos y que nuevamente Gwen sea parte de un hogar, donde nosotros podemos ser parte de que tenga una vida larga, feliz y saludable.


Los servicios que el Hospital Veterinario UNAM-Banfield ofrece a sus clientes están diseñados para ofrecer una estancia placentera desde su llegada, por esto contamos con un amplio Estacionamiento con capacidad para más de treinta automóviles.

Lea nuestro Aviso de Privacidad
Todos los derechos reservados 2019 UNAM - Banfield® INTERNATIONAL ©

OPEN
Por favor, ingresa tu nombre
Por favor, ingresa tu correo electrónico
Por favor, ingresa tu no. de teléfono
Invalid Input
Por favor, verifica esta casilla
x

También Visita nuestro Video Blog:

Ir a Video Blog