Enfermedades del corazón

MVZ Iris Soledad Soto Ramírez

Hospital Veterinario UNAM-Banfield

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Nuestros perros y gatos pueden verse afectados por distintas enfermedades del corazón, las cuales, tarde o temprano, llevan a nuestra mascota a un grado de insuficiencia cardiaca. Se considera que del 100% de las consultas generales en un Hospital Veterinario, el 10% de los casos se asocian a estas enfermedades, las cuales pueden ser congénitas (se nace con ellas y algunas son de tipo hereditario) mientras que otras son adquiridas, presentándose generalmente en la edad adulta de nuestras mascotas, siendo la más común, la degeneración de la válvula mitral. 

En caso de que nuestra mascota presente una enfermedad cardiaca, puede darse como resultado un problema llamado insuficiencia cardiaca.

Una insuficiencia cardiaca es la incapacidad del corazón para bombear suficiente sangre para satisfacer las necesidades de los tejidos y órganos. Como se mencionó, puede ser causado por malformaciones congénitas o el desarrollo de una enfermedad cardiaca adquirida (válvulas defectuosas, enfermedades del músculo del corazón, infestación parasitaria u otras alteraciones cardiacas).

  • Patologías congénitas. Se presentan al nacimiento y se llegan a observar antes del año de vida, no son tan comunes por lo que sólo representan un 10% de las patologías cardiacas en general. Entre las cuales encontramos:
    • Persistencia del ducto arterioso (PDA): Es la persistencia de la comunicación fetal entre la aorta y la arteria pulmonar, cuyo cierre se debe realizar de forma natural en las primeras horas posteriores al nacimiento.
    • Estenosis de la válvula aórtica (EA): Disminución en la luz del tracto de salida del ventrículo izquierdo hacia la aorta.
    • Estenosis de la válvula pulmonar (EP): Disminución en la luz del tracto de salida del ventrículo derecho a la arteria pulmonar para que la sangre se oxigene.
    • Defectos del septo ventricular (DSV): Causan paso de sangre del ventrículo izquierdo al derecho.
    • Tetralogía de Fallot (TF): Patología grave caracterizada por la presencia de cuatro defectos: defecto del septo ventricular, aorta cabalgante, estenosis pulmonar e hipertrofia del ventrículo derecho.
    • Otras: PDA reverso, complejo de Eisenmenger, defectos del septo atrial, displasias valvulares (mitral y tricuspídea), entre otras. 
  • Patologías adquiridas. Llegan a representar el 90% de las patologías cardiacas observadas en Medicina Veterinaria. Su frecuencia de aparición se incrementa con la edad. En animales de más de cinco años de edad, algunas razas tienen mayor predisposición como Poodle, Pomerania, Bulldog inglés. Entre estas patologías podemos encontrar:
    • Enfermedad degenerativa valvular: Cambios degenerativos en las válvulas, siendo la más afectada la válvula mitral al lado izquierdo del corazón.
    • Endocarditis bacteriana: Procesos infecciosos que dañan las válvulas.
    • Enfermedades del músculo
      • Cardiomiopatía dilatada
      • Cardiomiopatía hipertrófica
      • Cardiomiopatía restrictiva
    • Alteraciones eléctricas
      • Arritmias cardiacas
    • Parasitarias: Infestación clínica por Dirofilaria immitis, un parásito que es transmitido por la picadura de mosquitos que viven en regiones tropicales y subtropicales y la enfermedad de Chagas o tripanozomiasis, la cual se presenta en clima tropical en el sur y sureste del país, desde Morelos hasta Chiapas. También afecta a los humanos. 

¿Cómo me puedo dar cuenta de que algo sucede en el corazón de mi mascota?

Si tu mascota presenta algún signo de alerta de insuficiencia cardiaca:

  • Tos (nocturna o después del ejercicio). A veces se puede confundir con algún problema respiratorio pero este no resuelve con tratamiento.
  • Intolerancia al ejercicio, se fatiga fácilmente cuando sale al paseo diario o jugando en casa.
  • Sus encías se observan de un color rosa pálido hasta azules o moradas (cianóticas).
  • Síncopes o desmayos.
  • Abdomen distendido por la presencia de líquido libre (ascitis).
  • Pérdida progresiva de peso.

Necesitas acudir con tu Médico Veterinario, quien podrá realizar el diagnóstico mediante un examen físico general, una auscultación cardiaca (con la búsqueda de algún ruido o soplo), pruebas sanguíneas y de ser necesario se apoyará de métodos diagnósticos complementarios utilizados en cardiología, que ayudarán a descartar o corroborar el diagnóstico clínico presuntivo como: estudios radiográficos, electrocardiografía y ecocardiografía. También se puede realizar una prueba para detectar Dirofilaria o gusano de corazón en el caso de que vivas o hayan viajado a una zona tropical.

El tratamiento depende de la enfermedad. Algunas necesitarán un monitoreo, medicación, cambio de dieta o hasta resolución quirúrgica.

Aunque las enfermedades cardiacas no tienen manera de prevenirse, si se detectan a tiempo hay muchas posibilidades de mantener estable a nuestra mascota, por lo que recomiendo una visita con tu Médico Veterinario por lo menos cada 6 meses.


Los servicios que el Hospital Veterinario UNAM-Banfield ofrece a sus clientes están diseñados para ofrecer una estancia placentera desde su llegada, por esto contamos con un amplio estacionamiento con capacidad para más de treinta automóviles.

Lea nuestro Aviso de Privacidad
Todos los derechos reservados 2019 UNAM - Banfield® INTERNATIONAL ©

OPEN
Por favor, ingresa tu nombre
Por favor, ingresa tu correo electrónico
Por favor, ingresa tu no. de teléfono
Invalid Input
Por favor, verifica esta casilla
x

También visita nuestro Video Blog:

Ir a Video Blog